La creciente concienciación social sobre cuestiones medioambientales (cambio climático, efecto invernadero, capa de ozono, lluvia ácida) hace que las empresas incluyan, cada vez más, criterios de protección y respeto al medio ambiente en su actividad cotidiana. Uno de los principales efectos de esta demanda social es la exigencia creciente de consideraciones ecológicas en la licitación de obra pública; a su vez, las empresas que acceden a tales licitaciones, implantan dichos requerimientos en sus convenios con filiales, subcontratas… lo cual hace que la gestión ambiental sea una cuestión de importancia creciente para la realización de la actividad empresarial.

En los últimos años, desastres ecológicos como la catástrofe del Prestige, el accidente de Aznalcóllar, la incesante plaga de incendios forestales, desastres derivados del cambio climático… han fomentado el aumento de esta conciencia social y de las exigencias, tanto de intermediarios como del consumidor final.

Además del beneficio general del respeto al medio ambiente, una adecuada gestión ambiental en las empresas hace que se reduzca apreciablemente el riesgo de accidentes, con la consiguiente reducción en las pólizas de seguros, tanto medioambientales como de riesgos laborales, ya que, en muchas ocasiones, ambos aspectos caminan de la mano. Dado que la implantación de un sistema de gestión exige la formación de los trabajadores, está claro que los riesgos, en un campo y en el otro, se ven mermados dada la adquisición de conocimiento por parte de los empleados.

No hay que olvidar en este punto el concepto I+D; mediante la investigación y desarrollo se puede obtener una mejora en los aspectos ambientales relacionados con la actividad de la empresa: implantación de procesos menos contaminantes (con la consiguiente reducción de gastos), mejoras de proceso orientadas a una mayor eficiencia, es decir, mantener la productividad reduciendo el consumo de energía, lo cual, a su vez, repercute en un descenso de tarifas de gas, electricidad…

SOLUCIENCIA aporta soluciones en los siguientes ámbitos:

  • Implantación de sistemas de gestión ambiental (ISO 14001, EMAS).
  • Realización de auditorías ambientales.
  • Estudios de impacto ambiental.
  • Gestión adecuada de residuos.
  • Licencias, subvenciones, ayudas…
  • Formación.
El uso de energías limpias contribuye a disminuir los impactos ambientales de la actividad humana
La agricultura ecológica supone una drástica disminución de los daños ambientales asociados a esta actividad
El ecoturismo es una actividad en auge que permite conservar el entorno